jueves, 25 de abril de 2013

✿ Segundo Día del Proyecto Cupcake: Cupcakes de fresas y crema de fresas

¡Me encantan las fresas! Y pensar que prácticamente era alérgica.

Bueno, esto hay que matizarlo.

Con unos 11 años me comí más de un kilo de fresas con nata de una sentada.  Me puse malísima, fue tal el empacho que aborrecí las fresas, estuve más de 10 años sin poder verlas, el olor era superior a mí. Las fresas estaban terminantemente prohibidas a mi alrededor.

En una ocasión, subía las escaleras de la casa de mi abuelo y olía a fresas ¡Alguien se había atrevido a traerlas! Le pregunté a mi madre si había comprado y mi madre, que nunca ha sabido mentir, me lo negó sonrojándose inmediatamente.

Mi reacción fue ponerme a olfatear el rastro, averiguando que habían estado dentro del frigorífico pero que las habían sacado de allí y las habían colocado bien escondiditas en un lugar fresquito de la despensa esperando que yo no me diera cuenta y no empezara a protestar.

¿Es que nadie entendía que no podía compartir espacio con aquellos frutos malignos que tiempo atrás me habían maltratado?

Bueno pues transcurrido ese "tiempo prudencial" de más de 10 años, he superado con creces mi trauma fresil, llegando a engullirlas de todas las formas posibles, eso sí, en dosis prudenciales que nunca amenacen la capacidad de mi estómago.

¡Y ahora estamos en temporada y además tenemos las de mejor calidad del mundo mundial! 

En Huelva están a pleno rendimiento desde enero hasta finales de mayo, por tanto, tenemos tiempo de sobra para probar la retahila de recetas que hay para degustarlas.

Qué tal si preparamos unos cupcakes de fresas frescas y una crema también de fresas frescas. 


Te tengo que decir que la receta del bizcocho de estos cupcakes es una de las especialidades de la pastelería Hummingbird. Si no la conoces decirte que la primera Hummingbird Bakery está en Portobello Road en Londres y es archiconocida por sus cupcakes y la tarta de su propio nombre, es un lugar donde estas mini-tartas desaparecen de las vitrinas y la gente hace colas para conseguirlos, así que si pasas por allí, ya sabes, ¡no pases de largo, entra!.

¡Madre mía, cómo me enrollo! A lo que vamos.

Necesitamos para unos 12 cupcakes:
 
 
 
Ahora os paso a contar cómo los preparo yo.
 
Precalentamos el horno a 170º. Con calor arriba y abajo.
 
Preparamos las cápsulas en las bandejas o moldes de cupcakes.
 
Troceamos las fresas.
 
En el bol de la batidora añadimos la harina, el azúcar, la levadura y la sal tamizadas junto con la mantequilla sin sal y batimos con las varillas. Obtendremos una mezcla granulosa que se debe batir hasta que sea uniforme.
 
Añadimos la leche entera o semi con el extracto y batimos a velocidad media hasta que todos los ingredientes queden incorporados. Después agregamos el huevo y batimos unos minutos más hasta que esté integrado.
 
Las fresas troceadas las repartimos en las cápsulas y por encima echamos la mezcla sin sobrepasar los dos tercios del molde, ya os advertí la semana pasada lo que podía ocurrir.
 
Horneamos durante unos 20 minutos.
 
Os voy a dar tres formas distintas de comprobar que el bizcocho está horneado en su punto: aparece ligeramente dorado, o pinchamos con un palillo y comprobamos que sale limpio u observamos como al presionar el bizcocho este vuelve a su posición inicial.
 
Dejamos enfriar ligeramente los cupcakes dentro del molde y desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.
 
Este cupcake va acompañado de otra crema habitualmente, pero yo me he decantado por una versión "Fresa Total".
 
Para la crema de fresas frescas necesitamos: 
 
 
 Aquí te doy dos formas de confeccionar una crema de fresas frescas:
 
Puedes hacer una crema de mantequilla e incorporarle las fresas trituradas batiendo 5 minutos a velocidad máxima. Versión Alma Obregón.
 
O lo que yo hago. Pasar las fresas limpias por el pasapurés para que resulte una crema fina.
 
Tamizar el azúcar glas o de lustre.
 
En el bol de la batidora junto la leche y la mantequilla poner el azúcar y batir a velocidad baja un minuto y unos cinco minutos a velocidad media hasta que la mezcla esté integrada.
 
Incorporar el puré de fresas a la mezcla y batir otros dos minutos. 
 
Para decorar: 
 
The Hummingbird bakery tiene una forma personal de poner la crema haciendo una especie de rosa o giro con la espátula.


En estos cupcakes remata espolvoreándolos con galletas tipo "digestive" desmenuzada. A mi sabes que me gusta hacer la versión española, así que, cambio estas galletas por nuestras "María" de toda la vida.

 
 

Y si quieres otra versión, puedes utilizar una boquilla con forma de estrella para cubrir el cupcake con la crema y adornar con una fresa natural encima. O con unos non-pareil en distintos tonos de rosa, lo que prefieras.

Y... esto es todo, amigos!

Si has llegado hasta aquí, te doy las gracias por acompañarme porque me he enrollado un poco-bastante así que procuraré ser más escueta en el próximo post pero... no prometo nada.

Hasta el próximo jueves con una receta especial.

Un besillo


 

 



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 





3 comentarios:

  1. Raquel, suaves y sabroso. Exquisitos uhmmmmm

    ResponderEliminar
  2. uhmmmmmmm...se me hace la boca agua.
    Buen trabajo!!!el blog como mejora cada día.

    ResponderEliminar

¡Qué ilusión, recibir un comentario vuestro!
¡Mil gracias por tomaros la molestia en escribirlos y dedicarme un momento vuestro!
Besos, ♥


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...