lunes, 6 de junio de 2016

COMUNIÓN DE VICTOR

Esta es la crónica de un día muy especial, mucho cariño, muchos preparativos y, sobre todo, mucha ilusión.

Cuando mi amiga Mª Jesús me dijo "Quiero que me ayudes a preparar la comunión de Víctor" le contesté que sí, sin pensar a lo que me enfrentaba. 

Ella no pretendía cumplir con la habitual celebración, ni mucho menos. Quería homenajear a su hijo y demostrarle que tiene unos padres orgullosos y repletos de amor hacia él, pero también pretendía agasajar a los que iban a compartir ese día tan especial con él y con ellos.

Los gustos de Víctor para mí eran prioritarios. Y descubrí que pese a su edad estos son muy diversos y tiene arraigados valores. Y lo que destacaba era que practica Kárate, su compromiso como Scout y, su gusto por el mar y la playa lo cual le viene de familia. 

Establecidos sus deseos a mí me tocaba darles forma. Ella no tenía definido lo que quería pero sí sabía lo que no, lo que hizo mi labor más sencilla, principalmente porque a todas las ideas que le presentaba ella contestaba entusiasta "Si, si, si".

Así que, las premisas a las que me acogí fueron simples: Toque marinero, toque natural, toque elegante y una comunión para un niño con gustos adultos y serenos que no deja de ser un niño.

Todo empezó con las invitaciones. En las que se aventuraban los aires marineros.





Preparamos un gran libro de recuerdos para Víctor. Lleno de tarjetas, escondites para escribir y que le escriban, sorpresas, espacios para fotos, para firmas, dedicatorias y mensajes personales.



Y cuando llegó el día esta fue la bienvenida a los invitados con un árbol de huellas como testigo de su asistencia para Víctor, el cual, resultó ser muy bien acogido y convertido en una obra de arte.





También disfrutaron de este bonito candy bar. Un carro con chuches, dulces y galletas de limón para los asistentes en el que destacaban los favoritos de Víctor, palomitas y algodón de azúcar.
 



El comedor aparecía impecable y espectacular con estos globos gigantes flotando. Además en los centros de mesa se hallaban unos coquetos detalles personalizados para cada comensal.

 



La mesa de los niños tenía un centro especial, destacando el nombre del anfitrión entre colibríes y pajarillos, flanqueado por estos sugerentes globos a juego con los de las mesas de los adultos. Por supuesto, los niños también tuvieron su detallito personal.




En este soleado y espléndido día, instalamos en el jardín un photocall cómodo muy disfrutado a lo largo de toda la celebración.

 



Diversión y buenos recuerdos en todos los rincones y, hasta el final. 



El objetivo era crear y brindar un escenario para momentos entrañables. Para las risas, para las lágrimas, para los abrazos y para el amor.

Y, fue un triunfo, puesto que el objetivo se alcanzó ya que hubo muchos de esos momentos.

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

En este proyecto tengo que agradecer su buena predisposición a Eli y Mª José, pues ha sido un auténtico placer trabajar con estas profesionales.

Y sobre todo a Mª Jesús. He de agradecerle la confianza que depositó en mí. Ha sido muy bonito, fácil y agradable compartir su ilusión de estos meses. 


Gracias por el tiempo que he podido pasar junto a tí, ver tu implicación, tu amor y preocupación por todo y todos; recordar lo divertida que eres y disfrutar de tu eterna sonrisa. Gracias por el regalo que me has hecho.



Hasta pronto
Besos

  







   


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Qué ilusión, recibir un comentario vuestro!
¡Mil gracias por tomaros la molestia en escribirlos y dedicarme un momento vuestro!
Besos, ♥


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...